La fabrica inteligente releva la vieja cadena de montaje y trae la produccion a medida

Counter-flow_asphalt_plantsNo es ciencia ficción, estamos inmersos en la cuarta revolución industrial, la de los sistemas ciberfísicos; la de la fábrica inteligente con cobots, robots que aprenden y colaboran con los operarios; y donde todo está conectado, del cliente final al productor, el encargo en Internet, a medida, va directo al paquete. Se generan cantidades masivas de datos que ya no se guardan en el servidor de la empresa, sino en la nube -on line, sin tener ni idea de dónde- y debemos tirar de matemáticos que nos ayuden a gestionar y dar forma a toda esta información gracias al big data.

Esta es la moraleja de la mesa A fábrica intelixente dentro del foro Industria 4.0 organizado por el Grupo Correo Gallego, que se encargó de moderar Miguel Otero, director del Máster en Dirección y Gestión de Comercio Exterior de la USC, que como economista lanzó a los tres ponentes interesantes cuestiones, como si este nuevo paradigma industrial puede conllevar riesgos de deslocalización.

Todo lo contrario para Juan Pou Saracho, director de de la Escola de Enxeñería Industrial de la Uvigo; Oriol Sarmiento, decano del Colexio Oficial de Enxeñeiros Industriais de Galicia; y Jorge Sarmiento, director de Fabricación de Televés. Los tres coinciden. Toca reconvertirse a esa Industria 4.0 que se acuñó como concepto por encargo de Angela Merkel dentro de la estrategia de alta tecnología del Gobierno alemán.

Lo hicieron para defenderse, para fijar la producción allí y que los chinos no se llevasen, con la fabricación, también esa tecnología que saben copiar tan bien, según Pou. “No volvamos a cometer ese error”, recalcó Montero, instando, como Sarmiento, “a mantener a nuestro favor el diferencial de conocimiento”.

Lo que vale para los germanos vale aquí, según Pou, “esta estrategia debe contribuir a fijar la industria en Galicia”. Atesorar las ideas, producción y logística. El mercado es solo donde está el dinero. Para Montero se trata de “una cuestión de superviviencia, Europa no puede convertirse en un parque temático”.

Las Personas 4.0 generan la Industria 4.0 que jubila a la vieja cadena de montaje. Ahora es interactiva, no genera stocks, hace productos únicos por encargo on line. Y en ella, los robots no sustituyen al humano, pero varían el rol de los operarios, que enseñan a la máquina y la mantienen y arreglan con la realidad aumentada de las Google Glass.

Galicia busca recuperar terreno industrial, y pasar del 13 % del PIB actual de la actividad al 20 % en 2020. Mismo objetivo que en la UE. Y en las fábricas inteligentes, coinciden los expertos, está la clave.

Compartir te Hace más Feliz!

Posted on by BigData in Blog