Cuando los robots recolecten manzanas y manejen tus finanzas

14517433291704En apenas 10 años, la tecnología más puntera dejará sentir sin remedio sus efectos sobre la economía . No es una amenaza que busque asustar o amedrentar a ejecutivos y empleados, simplemente se trata de un aviso de lo inevitable a navegantes.

Que la tecnología transformará de arriba abajo el funcionamiento y la gestión de muchos sectores no es ningún secreto. De hecho, algunos ya han empezado a acusar su envite en los últimos tiempos.

Al margen del gran avance que supondrá en muchos aspectos, el aterrizaje definitivo de los robots y la inteligencia artificial podría afectar a la continuidad de ciertos empleos, ya sea porque se necesiten menos trabajadores o porque algunos podrían quedarse rezagados y no adaptarse a las constantes novedades.

Según un reciente informe del banco de inversión Merrill Lynch, algunas industrias quedarán completamente transformadas por estos avances en 2025, sobre todo en los países más punteros en el desarrollo de esas tecnologías como EEUU, Corea del Sur, Japón o China.

Banca

Convertir a los asistentes digitales en unos consejeros financieros tan efectivos como los de carne y hueso y fortalecer la seguridad de los clientes gracias a todo el arsenal 2.0 disponible, serán algunos de los principales retos a los que se enfrentarán los bancos en los próximos años.

PUBLICIDAD

Las entidades se encuentran en un momento de profundo cambio en el que la tecnología jugará un papel fundamental, algo que la mayoría de los bancos tiene más que asumido. Asimismo saben que esta transformación podría suponer la extinción de la mayoría de las oficinas físicas y la desaparición, por tanto, de sus trabajadores, si bien Merril Lynch no se pronuncia sobre esta posibilidad.

Por otra parte, en el informe también se apunta a que en 2020algoritmos e inteligencia artificial quitarán el puesto a los expertos corredores de Bolsa y decidirán en qué valores se invertirán y en cuáles no más de 2 billones de euros.

Agricultura

Ni las granjas están a salvo de estos avances. Entre otras novedades, el big data se instalará en los cultivos y ayudará a optimizar todo el proceso desde que se plante la semilla hasta el momento de la recolección del fruto. Asimismo, los drones vigilarán la buena marcha de las cosechas y los campos se llenarán de tractores autónomos capaces de recolectar por sí mismos.

La tecnología también ayudará a gestionar mejor la cría de ganado y facilitará muchas las tareas de este sector (en el documento de Merril Lynch se mencionan, por ejemplo, unas futuras máquinas de ordeño inteligentes).

El objetivo final de todos estos cambios será ahorrar recursos, mejorar la sostenibilidad y maximizar la productividad tanto de las grandes plantaciones como de las explotaciones ganaderas.

Sanidad

Dentro de 10 años, será extraño encontrar quirófanos, residencias de mayores o salas de espera que no cuenten con la presencia de robots que velen por la salud de los pacientes en todo momento.

De hecho, ya el año pasado la cifra de estos asistentes superó con creces el medio millón de unidades en todo el mundo, según Merril Lynch.

La entidad considera que la evolución de estos dispositivos y sus funcionalidades también contribuirá a mejorar y reducir el tiempo de formación del personal sanitario humano.

Servicios

Los trabajos fáciles y repetitivos son los que primero coparán los robots y la domótica, por tanto, será una de las industrias en la que más proyección tendrán.

Ya conocemos algunos ejemplos como las aspiradoras que mapean la casa para acometer su función sin que nadie las supervise (y que nos parecerán muy rudimentarias en 2025) o los termostatos de Nest, capaces de memorizar las preferencias de los habitantes de una casa a fin de garantizar su comodidad en el hogar. En un futuro se unirán otros dispositivos ‘smart’ y software que convertirán cualquier hogar en un espacio totalmente automatizado.

Merril Lynch destaca que no hay que olvidarse de los más que posibles camareros autómatas, los repartidores o carteros robóticos o los dependientes gobernados por una inteligencia artificial que nos esperarán al otro lado del mostrador en pocos años.

Transporte

Los drones y los vehículos autónomos serán clave en 2025, tanto para el transporte de mercancías como para el de personas. Los primeros, que se triplicarán en los próximos años, serán capaces de llevar cualquier objeto a lugares de difícil acceso y facilitar el rescate de heridos. También cambiarán la industria bélica; de hecho los ataques de aeronaves no tripuladas son ya un método habitual en las guerras.

Por otra parte, los medios de transporte autónomos previsiblemente invadirán las carreteras, por lo que taxis, autobuses o camiones podrían prescindir de sus conductores.

Aerolíneas y compañías ferroviarias también tendrán que adaptarse y lidiar con trenes y aviones sin piloto a bordo, controlados por un software que sepa qué velocidad es la adecuada en cada tramo y sortee con solvencia los imprevistos, algo que podría suponer una reducción drástica en la plantilla de este tipo de empresas.

Compartir te Hace más Feliz!

Posted on by BigData in Blog