BIG DATA Y SALUD: La revolucion que esta por llegar a America Latina

Health-Insurance-and-the-Health-Care-SystemDesde sistemas computacionales hasta perfiles únicos y digitales por paciente son parte del futuro de esta área. El director de la unidad de negocios en Salud de Oracle, Jesús María Fernández, estará en el I Foro del Clúster Salud de América Economía y en esta entrevista delinea algunas claves.

Ir al doctor, decirle tu nombre y que pueda saber perfectamente cuándo fue la última vez que te hiciste un examen, cuál es tu nivel de colesterol o la fecha de la última vez que fuiste a la consulta de un especialista.

Si bien este escenario puede sonar a ciencia ficción, teniendo en cuenta lo diversos que son los sistemas sanitarios en América Latina, muy pronto podría ser una realidad dentro de nuestra región.

Para analizar este tema hablamos con Jesús María Fernández, Director de la unidad de Negocios de industria de la Salud en Oracle y expositor del próximo I Foro del Clúster Salud de América Economía.

-¿Cuáles son los principales usos que se le da a la tecnología en el área de la salud?

-Fundamentalmente podríamos hablar de tres tipos de proyectos. El más básico es conseguir que la información clínica de los pacientes esté disponible para todos los profesionales de la salud. Eso es lo que llamamos la “Salud Conectada”. Esto es fácil de visualizar cuando hablamos de la historia clínica crónica única, es decir, que cada persona tenga un sólo expediente médico y que independientemente de si acude a la sala de urgencias de un hospital o a un centro de atención primaria, esta información esté disponible para cualquier médico o profesional sanitario. Esta es un área donde algunos países latinoamericanos ya están dando pasos avanzados, y empieza por la digitalización de la información.

“El segundo paso es el surgimiento de nuevos medicamentos, cada vez más eficaces pero también de mayor costo. Por tanto, un buen seguimiento de estos compuestos podría permitir que las prescripciones sean más acertadas, y que se de una cantidad de remedio que tenga un efecto en el paciente”.

“Finalmente, en tercer lugar, está lo que llamamos “Salud poblacional”, que consiste en ver las mejores formas de llegar a la población cuando no están en centros de salud. Sabemos que hay muchas personas que tienen factores de riesgo, como obesidad o enfermedades no evolucionadas como una hipertensión o diabetes, que requieren cuidados médicos continuados y que no podemos dejar de atender cuando no están hospitalizadas o sólo cuando acuden a un hospital”.

“Es una medicina más preventiva, con mayor participación de los ciudadanos y que se basa en todas las tecnologías de información (como el Big Data) que ya existen en nuestra sociedad”.

-¿Cómo se puede aplicar el uso de dispositivos móviles?

-Hay todo un espectro de tecnologías que se pueden usar específicamente para la salud poblacional. Podemos utilizar formatos muy simples desde un teléfono tradicional hasta portales web. También podemos usar aplicaciones móviles, o nuevos dispositivos de atención remota, tanto en domicilio o en la calle, o por medio de los wearables u otros pequeños gadgets que nos permiten seguir el estado de un paciente crónico, por ejemplo, para ver cómo está su funcionar cardio pulmonar.

“Hay un amplio espectro de tecnologías que pueden ser importantes, pero hay que diseñar los planes de cuidados de manera muy adecuada a las condiciones de enfermedad o sus riesgos de salud, o también según la incapacidad de adopción tecnológica de los pacientes. Es un amplio espectro de canales, lo importante es saber el objetivo que se quieren alcanzar”.

-¿Cómo ve el uso de tecnologías en la salud dentro de Latinoamérica?

-Latinoamérica es una región muy amplia y muy diversa, por lo tanto, no es lo mismo que ocurre en algunos países que otros. Pero en su conjunto, en especial las naciones más grandes, han evolucionado muy bien hacia la digitalización de los sistemas médicos y administrativos a nivel departamental.

Muchos hospitales de la región ya se encuentran digitalizados, tienen sistemas en línea para la administración de los servicios sanitarios, por tanto ha habido una evolución. Ahora estamos frente al reto de la conectividad, para hacer que la información pueda fluir y esté disponible para otros profesionales.

“Hay países que en la parte de conectividad están dando pasos muy importantes, Chile es uno de ellos. Es un ejemplo. También se ha avanzado mucho en la digitalización de los hospitales, como están haciendo también México y Brasil, para crear estas plataformas de interoperabilidad de la información, y que con esa mayor riqueza de datos se pueda tener también una plataforma más potente”.

– Entonces dentro de estas tecnologías destacan Chile, México y Brasil. Pero, ¿hay otros países que resalten por esta modernización en la salud?

Un ejemplo es Colombia, que está muy informatizada, y que además, está comenzando un proceso de salud que probablemente va a significar un paso más en la digitalización de sus sistemas sanitarios. Uruguay es otro país, que tiene muy clara su agenda de salud digital, con planes de inversión importantes soportados en gran parte por bancos de inversión.

“Es que en este minuto no hay un país que no entienda que estamos ante grandes desafíos en el área de sanidad. Todos los países de América Latina ven que los sistemas sanitarios requieren cambios sustanciales, porque hay que dar más servicios a más personas y con menos recursos”.

-¿Hay algún ejemplo concreto del uso de estas tecnologías que le llame la atención dentro de la región?

-A nivel de plataforma tecnológica nacional, Brasil es un claro ejemplo. Este país acaba de poner en marcha una plataforma de integración de la información clínica a nivel país. Dentro de la región es un hito súper significativo, es el primer país que hasta ahora ha logrado una base de datos que de forma unívoca puede conocer cuál es la identidad de un paciente y así, puede integrar toda la información en todos los recintos o centros de salud.

-¿Qué obstáculos debemos superar para llegar al nivel de Europa?

-No hay ningún obstáculo que sea insalvable. Estados Unidos es un claro ejemplo de esto, este país siempre ha sido considerado como un lugar con una gran fragmentación de los servicios de salud donde hay muchos médicos trabajando por su cuenta en sus consultorios, con muchos hospitales, muchos aseguradores privados, etc… Sin embargo, ha demostrado que teniendo una agenda con respaldo político importante, podían cubrir el salto que tenían con respecto a Europa en tan sólo 5 años.

“Se necesita una agenda clara que involucre a todos los actores (sector público y privado, aseguradores, prestadores y a los ciudadanos), unos fondos suficientes que sean razonables y que no involucren el gasto sanitario total”.

“El liderazgo también es vital. He sabido de casos dentro de Latinoamérica, donde estos sistemas han podido triunfar gracias a la iniciativa de ministros de Salud abiertos a estos servicios de información. Si no existe ese convencimiento o liderazgo político es muy difícil avanzar, porque las tecnologías de información no son un objetivo en sí mismas, sino que tienen sentido cuando están inmersas en una agenda de cambio”.

 

Compartir te Hace más Feliz!

Posted on by BigData in Blog